SIGUENOS:

Terapia puede salvar vida en ataques isquémicos

Por: Redacción La Semana

Aunque el tratamiento tPA para ataques cerebrales ha aumentado con el tiempo, las minorías, mujeres y residentes de 11 estados del sudeste que componen el “Stroke Belt” (la región donde surgen más ataques cerebrales) son dejados de lado cuando se trata de recibir tPA, según una investigación presentada en la Conferencia Internacional sobre ataque cerebral de la American Stroke Association 2017.

El Activador Tisular del Plasminógeno, o tPA, es el único tratamiento aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) para ataques cerebrales isquémicos, el más común. Administrado en las primeras 4.5 horas de los primeros signos de ataque cerebral, puede disolver el coágulo sanguíneo y restaurar el flujo sanguíneo a la parte del cerebro afectada.

El estudio revisó los registros de National Inpatient Sample de 563,087 pacientes (edad media de 74) que sufrieron un ataque cerebral isquémico entre 2005 y 2011. En general, 3.8% de los pacientes recibió tPA, con el número creciendo cada año.

Lo más sobresaliente del estudio:
• Muchos pacientes de ataque cerebral isquémico no reciben tPA, lo que puede disminuir sus probabilidades de recuperación.
• Afroamericanos, hispanos, mujeres y gente del “Stroke Belt” (un área donde surgen más ataques cerebrales) son menos propensos a recibir tPA.
• Los pacientes que son tratados en hospitales urbanos grandes, certificados en cuidados de ataque cerebral o que participan en el programa Get With The Guidelines®-Stroke de la American Heart Association son más propensos a recibir tPA.
• Los pacientes con seguro privado son más propensos a recibir tPA que los de Medicare.
• Los afroamericanos fueron 38 por ciento menos propensos que los caucásicos a recibir tPA.
• Los hispanos fueron 25 por ciento menos propensos que los caucásicos a recibir tPA.
• Las mujeres fueron 6 por ciento menos propensas que los hombres a recibir tPA.
• Quienes tenían seguro privado fueron 29 por ciento menos propensos a recibir tPA en comparación con quienes tenían Medicare.
• Los residentes del “Stroke Belt” fueron 31 por ciento menos propensos a recibir tPA que los que vivían en cualquier otro lugar.

De acuerdo con el Heart Disease and Stroke Statistical Update de la American Heart Association, 795,000 estadounidenses sufren un ataque cerebral al año, causando casi 129,000 muertes.