SIGUENOS:

Más de 30 mil ya se han quedado fuera de la reforma

Por: José Javier Aponte-Parsi / Redacción La Semana

Nuevas directrices implantadas por el gobierno para la elegibilidad en el Plan de Salud Gubernamental “Mi Salud“, han dejado fuera a miles de personas del mismo, El secretario de Salud, Rafael Rodríguez Mercado, admitió que en los últimos dos meses no se le ha renovado la tarjeta a unas 30 mil personas. Como resultado, muchos pacientes con enfermedades crónicas como diabetes, padecimientos cardíacos, enfermedades de salud mental y otras se han quedado sin acceso a médicos ni las medicinas que controlan sus condiciones y que en algunos casos pueden ser la diferencia entre la vida y la muerte. La cifra de pacientes sin la tarjeta de salud debe aumentar a medida que otros beneficiarios acudan a sus citas de revisión y se les apliquen estos nuevos parámetros de elegibilidad.

Ávila alegó que esta alteración en la elegibilidad al programa, que se conoce popularmente como “la reforma”, responde a cambios en el manejo de información de Medicaid, que están implantando poco a poco. Con estos cambios esperan haber recortado $84 millones en gastos para el año fiscal 2019. Los mismos, según indicó, son requeridos por el gobierno federal y de no aplicarse podrían afectar asignaciones futura de fondos para Medicaid.

Por su parte la directora de la Administración de Seguros de Salud del Gobierno (ASES), Ángela Ávila indicó que el éxodo en población en Puerto Rico también ha contribuido a la merma en pacientes con la tarjeta de salud, aunque reconoció que no es un factor determinante.

El CEO de Seguros de Servicios de Salud (SSS), Robert García, dijo que la emigración ha traído una disminución en el número de participantes, pero recordó que el plan fiscal del gobierno proveía para una posible disminución en la elegibilidad a la tarjeta. Al mismo tiempo, el gobierno está eliminando del plan de salud a personas que cualificaron indebidamente, que pudieran ser unas 5,000 personas.

Para cualificar al programa de salud de gobierno la persona debe recibir un ingreso neto no mayor de $800 mensuales. Esto es apenas la mitad del ingreso considerado por debajo del nivel de pobreza, de acuerdo a estándares del gobierno federal. También pueden cualificar personas con un ingreso neto mayor, pero tienen gastos médicos muy altos. En esta categoría, personas que cualificaron para la tarjeta en revisiones pasadas, no cualificaron en su última revisión pese a que los gastos médicos no habían variado.

Las reacciones no se han hecho esperar. Los representantes por el Parido Popular Democrático Lydia Méndez Silva y Jesús Manuel Ortiz reclamaron al gobernador Ricardo Rosselló que explique lo que describieron como “el nuevo golpe a la clase trabajadora y sectores indigentes” y lo emplazaron a que explique cómo las acciones de su Plan Fiscal y el nuevo sistema de evaluación de elegibilidad en Mi Salud han provocado una disminución de beneficiarios en el plan de salud del gobierno. Los legisladores resaltaron que en su mensaje ante la legislatura el gobernador prometió incluir a 50 mil personas en el Plan de Salud del Gobierno, pero contrario a eso, en los pasados dos meses, ya han perdido la cobertura de Mi Salud unas 30 mil personas.

“El gobernador tiene que explicarle al país como las acciones de su Plan Fiscal ya han tenido este resultado sobre la vida de miles de familias. No olvidemos que el Plan Fiscal del gobernador incluye un recorte de 700 millones en servicios de salud, incluyendo medicamentos, de los cuales ya se aplicaron 100 este año. Le corresponde al gobernador hablarle claro al País”, manifestó Ortiz González.

Por su parte Méndez Silva, portavoz popular en la Comisión de Salud, indicó que “reconocemos la importancia de la fiscalización y la utilización adecuada de los servicios del sistema de salud gubernamental y que las personas que reciban dichos beneficios realmente cualifiquen para los mismos. No obstante, nos preocupa que la implantación del nuevo sistema de evaluación de elegibilidad en el Plan de ‘Mi Salud’ no tomó en consideración los perfiles de las condiciones de salud que padecen los solicitantes o beneficiarios del Plan de Salud y se tome únicamente como una medida de carácter económico para reducir los costos operacionales del sistema de salud gubernamental”, indicó la representante.