SIGUENOS:


Jesús Santa Rodríguez

Representante a la Cámara

por el P.P.D.

Saber y entender

El mensaje fue claro. La poca participación de las huestes estadistas en la convención convocada por el Partido Nuevo Progresista el pasado fin de semana demostró que su gente ya no solo desconfía de los cuentos de rescate fiscal y económico que han hecho los líderes de esa colectividad, sino que resienten en carne propia las medidas despiadadas de austeridad que ha impuesto este Gobierno a diestra y siniestra. El problema de credibilidad del penepé es uno generalizado. En siete meses, el partido de gobierno perdió la credibilidad ante los tribunales locales y federales, que le han quitado la razón por negarse a presentar el presupuesto del País, documento público que merece conocer el pueblo y ellos insisten en ocultar. Perdió el respeto del Congreso de los Estados Unidos que no le ha comprado la mentira de que la mayoría de los puertorriqueños favorecen la estadidad. Perdió la confianza de la Junta de Control Fiscal, a la que le han imputado el corte de beneficios a los retirados y a los empleados públicos y privados, cuando fue todo parte de un plan fiscal consensuado entre las partes desde el primer día, y que fue gestado en La Fortaleza.

Ahora, hasta con los miembros de su misma colectividad han perdido terreno, pues luego de que sus constituyentes refrendaran con su voto la confianza en un liderato que prometió más empleos, menos impuestos, mayor protección de los beneficios para los retirados y cero reducción a la jornada de trabajo de los empleados públicos y a las pensiones, hacen todo lo opuesto menospreciando las repercusiones de sus decisiones y el efecto que estas tendrán en la economía del país y los servicios que esperan y merecen los puertorriqueños.

Lo más irónico es que la convocatoria a la convención de ese partido -en el contexto de baile, botella y baraja- se haya dado en el marco histórico de las más perniciosas reducciones en los salarios y beneficios de nuestros empleados, el corte en las pensiones, la eliminación de 30,000 participantes del Plan de Salud del Gobierno, y la amenaza de la desaparición de los municipios. Que conste, que son los gobiernos municipales los que hacen más con menos por sus ciudadanos más vulnerables; reparan sus carreteras municipales y estatales; limpian las escuelas…todo ello sin esperar por la intervención del gobierno central que nunca llega. A ello, súmele que los municipios no son responsables de la deuda pública, sino víctimas de los desvaríos administrativos del gobierno central que han trastocado el presupuesto de nuestros pueblos.

A pesar de todo esto, el Partido Nuevo Progresista sigue deshojando margaritas para ver si los Estados Unidos quieren o no quieren acoger un proyecto pro estadidad para Puerto Rico. No se dan cuenta que hoy están más lejos que nunca de lograr la anexión permanente a ese país. Quien no lo crea, haga memoria. Hace 50 años que el partido promovedor del ideal anexionista aseguraba a sus seguidores que la estadidad estaba a la vuelta de la esquina, y que un voto por el Partido Nuevo Progresista era un voto por la estadidad. Ya ha pasado medio siglo desde ese pronóstico y nada ha pasado que haya adelantado esa agenda política para el País. Todo lo contrario.

Solo hay que hacer la estimación. Tome nota y haga el cálculo. Si el penepé afirmó hace 50 años que la estadidad llegaría de forma rápida e inminente, y ahora la Comisionada Residente asegura que el Congreso atenderá el proyecto de anexión del País en cinco años, podemos entonces interpretar que faltan unos cuantos siglos más para que la estadidad adquiera la credibilidad y fuerza necesarias para que el Congreso finalmente la atienda con algún nivel de seriedad.

La inversión de tiempo, esfuerzo y recursos persiguiendo la quimera de la estadidad es un plan confuso y peligroso, no solo para el partido estadista. También lo es para el país. Bien lo sintetizó Albert Einstein: “Cualquier iluso puede saber una cosa. El punto es entenderla.”



Jenniffer González Colón

Comisionada Residente

en Washington, D.C.

Entre las 100 mujeres republicanas más influyentes de la nación

Con gran orgullo y humildad comparto este anuncio, en el que me fuera reconocida como una de las republicanas más influyente de la nación por el medio noticioso nacional Newsmax.

Newsmax publicó la lista de las 100 mujeres republicanas más influyentes de la nación entre las que se encuentran congresistas, miembros del Gabinete, empresarias, gobernadoras, entre otras. El medio explicó que las mujeres seleccionadas han sido pioneras por iniciativa propia, cada una reflejando sus principios en su distinto ámbito público.

Sobre mi, publicaron que soy una veterana en la política de Puerto Rico, presidenta del Partido Republicano de la isla, expresidenta de la Cámara de Representantes, entró a los 25 años a la política; es la persona más joven y la primera mujer en ser electa comisionado residente de Puerto Rico, única representante de la isla en el Congreso.

La lista incluye nombres del calibre de Condoleezza Rice, exsecretaria de Estado; la ex CEO de Hewlett-Packard CEO y ex candidata a la presidencia de los Estados Unidos, Carly Fiorina; ex gobernadora de Carolina del Sur y actual embajadora de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Nikki Haley; Kellyanne Conway, directora de la campaña de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos y actual consejera del Presidente; Susana Martínez, primera mujer hispana en ser la Primera Ejecutiva de cualquier estado al servir como gobernadora Nuevo México y quien está actualmente en su segundo término, entre otras.

Otras miembros del Gabinete que llegaron a la lista lo son la secretaria de Transportacion, Elaine Chao, primera mujer de originen chino en ocupar un puesto en el Gabinete; y la administradora de Pequeños Negocios Linda McMahon.

También se encuentran la senadora por el estado de Maine, Susan Collins; la senadora por Alaska Lisa Murkowski; ambas cobraron notoriedad estos días por ser los votos decisivos junto al del senador John McCain en contra de la reforma de Salud que bajó al pleno del Senado federal.

En el lado de la Cámara de Representantes federal, acompañan a González Colón en la lista: Cathy McMorris, presidenta de la Conferencia Republicana; Ileana Ros-Lehtinen, congresista por Florida y primera hispana en el Congreso; entre otras.

Esta no es la primera vez que un medio nacional me reconoce como una voz importante en la capital federal, con solo siete meses de estar en el Congreso. El periódico The Hill reconoció en junio a González Colón como una de las líderes latinas ascendentes en la Capital federal en su lista: The Hill’s Latina Leaders to Watch.



Prof. Luis Dómenech Sepúlveda

Portavos Mediatico del P.I.P.

en Caguas, P.R.

Las minorías heroicas de la Patria

“Cuando la tiranía es ley, la revolución es orden” - Pedro Albizu Campos

Por más de cinco siglos Puerto Rico ha sido sometido a la subyugación, explotación y la injusticia social para satisfacer la avaricia, despotismo y autoritarismo de las fuerzas imperiales de España y Estados Unidos. Desde entonces, tanto ibéricos como anglosajones impusieron su voluntad imperial para usurpar nuestra riqueza y recursos de productividad utilizando para ello la mano de obra barata de indígenas, esclavos y campesinos, pilares indiscutibles de la nacionalidad puertorriqueña. Todo ello bajo condiciones degradantes de maltrato, pobreza, insalubridad y analfabetismo. Sin embargo, aunque algunos historiadores nos describen como un pueblo esencialmente pacífico y tolerante, producto de la manipulación, coacción, chantaje e intimidación institucionalizada, no es menos cierto que nuestro país siempre ha contado con minorías heroicas capaces de sacrificar vida, hacienda y libertad por el honor y la dignidad de la Patria.

Todo comenzó con la rebelión indígena liderada por los Caciques Urayoán y Guarionex (1511) contra el abuso y explotación de nuestros ancestros impuesta por Juan Ponce de León y sus tropas españolas. Fue entonces cuando ahogaron a Diego Salcedo en el río de Añasco luego de lo cual emboscaron heroicamente una tropa militar donde ajusticiaron a Cristóbal de Sotomayor, oficial de mayor rango, mientras dejaban moribundos al intérprete Juan González y demás miembros de la milicia. Se calcula en treinta mil los indígenas oprimidos, esclavizados, torturados y diezmados por los españoles provocando su eventual desaparición del territorio puertorriqueño.

Algo similar ocurrió durante el siglo XIX cuando grupos de esclavos de Ponce, Guayama, Guayanilla, Naguabo y Toa Baja se sublevaron contra sus propios amos por el abuso y la explotación a la que habían sido sometidos en contubernio con las autoridades españolas. De hecho, algunos esclavos formaron parte del ejercito de patriotas del histórico Grito de Lares (23 de septiembre de 1868) en gratitud a la gesta humanitaria de Ramón Emeterio Betances (Padre de la Patria) quien dedicara parte de su lucha libertaria a comprar niños esclavos para declararlos libres. Aunque Betances fue desterrado del país, no es menos cierto que el gobierno español aprobó la Abolición de la Esclavitud declarando libres a unos treinta mil esclavos establecidos en Puerto Rico.

A partir de 1930 surgió la imponente figura de Pedro Albizu Campos dirigiendo la histórica huelga de los cañaverales contra las autoridades estadounidenses. De ahí la masacre de Río Piedras y Ponce, la Revolución Nacionalista de 1950 (Jayuya, Utuado, Ponce, Arecibo, Naranjito, Peñuelas, Mayagüez) con sus heroicos asaltos a Fortaleza, Casa Blair y el Congreso. Súmele a ello la heroica gesta patriótica que culminó en la fulminante salida de la Marina estadounidense de Culebra y Vieques. Por supuesto, no menos heroico fue la gesta de Oscar López Rivera y demás compatriotas cuando reclamaron, desde la diáspora puertorriqueña, la independencia de Puerto Rico.

Nuestro respeto, reconocimiento y gratitud a todas las minorías heroicas por haber sacrificado vida, hacienda y libertad por el honor y dignidad de Puerto Rico.

¡Que viva Puerto Rico libre!



Juan David Hernández León, PhD c.

Historiador Oficial del Municipio de Caguas

Comentarios: Jdhernandez@caguas.gov.pr

Los hábitos, religión o superstición II

El fervor religioso está muy arraigado a la herencia de España colonial de una forma u otra ya sea sincréticamente o mediante algunas variaciones incorporadas por nuestros criollos o por la influencia de emigrantes de distintas partes del mundo. Por tanto, es importante profundizar en su estudio y efectuar un inventario completo de las pocas que quedan de forma tangible, antes de que desaparezcan en la forma que las conocemos y que se siguen practicando abiertamente.

El pueblo manifiesta su religiosidad a través de devociones y de prácticas religiosas fuera de lo tradicional. Las misas (mandar Misas por difuntos o por salud), los rosarios a la Virgen, a los Reyes, los rosarios cantados, los hábitos, incluso hasta el árbol de Navidad (Arbolito, arbolito, campanitas te pondré. Quiero que quedes bonito, que al recién nacido te voy a ofrecer) son ofrendas que se llevan a cabo para recibir algún favor de la deidad o santo en cuya devoción se lleva a cabo el sacrificio ofrecido. La palabra exvoto es un término utilizado para llamar al objeto ofrecido a Dios, la Virgen o los santos como resultado de una promesa y de un favor recibido. En muchos casos se expone en un lugar visible para que se conozca el milagro. De modo que se identifique que tiene una relación con la persona que recibe el favor y con el acto que lo origina.

Quien recibe el milagro, da a conocer a todos el favor recibido mediante textos o vestimentas a tenor con el pacto llevado a cabo o el color del santo o deidad escogida. Las ofrendas se exponen a ambos lados del altar, en las sacristías, en los camerinos de las imágenes benefactoras o las paredes de las ermitas, colegiatas o monasterios. Los textos son un complemento explicativo, con frecuencia de tal candor que reducen la magnificencia del milagro. Con pocas excepciones, tienen un esquema fijo: por ejemplo en el Barrio Cañaboncito de Caguas muy cerca de la antigua Casa de Piedra existe una pequeña capilla dedicada a San Rafael. Allí se pueden observar las pequeñas placas de plata a ambos brazos del santo los cuales significan milagros o favores llevados a cabo a los creyentes.

Se trata de un comportamiento religioso que aproxima al devoto y a la divinidad de forma muy particular. Una de las manifestaciones más habituales, aunque no la única, es la promesa. Nace del ser necesitado, se dirige a la divinidad y termina en el hombre; éste cumplirá lo prometido una vez recibido el favor solicitado. Se intenta que la divinidad interceda al Todo Poderoso, solucionando problemas que al hombre le causan dolor o angustia. La naturaleza de la relación es básicamente religiosa ya que implica el reconocimiento de la inferioridad del hombre y de la omnipotencia de Dios, la Virgen y los santos. La actuación de los seres sobrenaturales en favor del creyente se produce porque éste es incapaz de resolver sus problemas. En caso de que el favor solicitado no se reciba, el ofrendante puede romper la promesa con Dios ya que la realización de la promesa está condicionada al cumplimiento del favor.

Los motivos son múltiples como: una sanación, el regreso de una guerra, haber obtenido una victoria en una batalla, salir ileso de un accidente, superar una grave operación, volver a casa tras un largo viaje, dar las gracias por el buen tiempo para las cosechas, por aprobar un examen, salir bien de un juicio, esconder faltas para que el enemigo no las vea entre muchas otras solicitudes.

Continúa en la próxima edición



Dr. Francisco Rivera Lizardi

Colaborador del Periódico

Comentarios: riveralizardi@yahoo.com

Palabras, frases y dichos de ayer y antier II

–Sabe más por viejo que por sabio. Viejo listo. Se las sabe todas. Viejo meloso: bien dicharachero con las muchachas. –En ocasiones las diosas se escapan del Olimpo y las musas se escapan del Parnaso: Con razón hay tantas muchachas bonitas en Caguas.

–Ese hombre apesta a diablos, a centella. Mal olor. –Es un buitre: un tipo listo que se la juega a cualquiera. O le hace un rancho: trampa. Luego le come hasta los despojos. Sácale el cuerpo. –Llueve sobre mojado. La situación se está poniendo peor. –Él es bueno, pero de vez en cuando hace de las suyas. –“Más mejor”, bien bueno, menos malo. –Arrastrando los pies: actúa muy lentamente al tratar de arreglar la situación. O en los estudios. –Que se vea el cascajo. Que se vea el dinero, que es lo que importa. –Lo cogieron fuera de base: con su muchachita.

–Con su batatita… Con su ñame, con su guisito en el gobierno. Mucho dinero, poco trabajo. –Se escurrió por detrás. Se coló sin que nadie lo viera. Como las aguas de la tinaja rota. –El no es ningún pellizco ‘e ñoco. Es demasiado listo. Aunque el pellizco sea tan suave, indoloro, sin fuerza para causar dolor. –No es ningún picúa. No es tonto. No se deja coger de bobo. –¡Pa’encima que el juez es caco!: Sigamos adelante con la juerga, el relajo y el desorden, muchachos… que el juez tiene su raquecito y no nos hará nada. Guachafita. –Desbarajuste: enredo, gran confusión. –Moza: muchacha joven, guapetona y soltera. Todavía es moza. Moza vieja: solterona a los 30-40. Jamona. –Pasó de refilón: pasó por muy poco espacio, por un pequeño filo. Por poquitito. Por poco se cuelga en el examen. –Pa que afinques, pa que lo pienses bien y te asegures, para que veas bien lo que haces y te conviene. Con firmeza.–Acogerse a buen vivir: dejar las malas mañas, malas costumbres y decidirse a trabajar en serio.

–Le sacó los trapitos al sol: a las afueras, al patio, a la luz y a la vista de todo el mundo. Como la lavandera, después de lavar la ropa la pone a secar al sol. –En ocasiones algunas diosas se escapan del Olimpo y las musas, del Parnaso: Con razón hay tantas muchachas bonitas en Caguas. –Tal para cual: esa pareja son los mismos. Igualitos él, que ella. Cada uno se merece al otro.

–Que no le crea el cuento (las mentiritas, las cosas dulces, para cogerla). Para que caiga. Para que caiga desmayada en sus brazos. –En el pueblo: El último que se acueste por la noche apaga la luz de la sala. En el campo: el primero que se levante por la mañana lleva las escupideras (con las orinas) a la letrina. –Tan feo como tan franco. Así de feo como es, dice las cosas como son. Sin darle la vuelta al asunto. –Tan tan como tan tan. Igualitos. Tan sinvergüenza los dos. Tan irresponsable el uno como tanto el otro. –Le importa un bledo: Cosa de poca importancia. Le importa un pepino. –Predica la moral en calzoncillos: Le dice a los creyentes una cosa y él la hace calladito por la izquierda. –Del lobo un pelo: que me toque un poquitito de todo, pero que al menos me toque algo.

El autor es un médico retirado natural de Caguas, especializado en niños y autor de una treintena de libros de ficción e historia. Colaborador de LA SEMANA por más de cuatro décadas.



Héctor M. Vega Ramos

Colaborador del Periódico

Comentarios: hectgla@yahoo.com

Maestros emblemáticos y algunas reflexiones

PROFESOR EDWIN GONZÁLEZ REYES
1- El maestro Edwin González Reyes es un hombre, por su apariencia y estilo de vida apacible, más un muchacho aparentemente dócil, sin muchas inquietudes ; pero, conozcámoslo a fondo, es un dínamo de acción y de múltiples quehaceres.

Edwin fue discípulo mío siendo yo maestro de español de la escuela intermedia Emérita León de la entonces urbanización pública Luis Muñoz Morales de Cayey. Recuerdo que era un muchacho con algo de timidez, muy callado, pero siempre con ánimo de aprender.

Era un adolescente tranquilo, de cierta nobleza y refinamiento espiritual; responsable y laborioso, muy diferente a los demás estudiantes procedentes de un residencial público. Edwin muchas veces se ofreció de voluntario para ayudarme en la ingente tarea de educar a muchos de ellos que, simplemente, no querían educarse por razones fáciles de entender.

Corrían los primeros años de la década de 1970. Terminamos el curso a rompe y rasga. Como yo apenas tenía unos 80 y tantos créditos académicos aprobados en el centro de Cayey de la Universidad Interamericana, que dirigía entonces doña Ana Aponte de Collazo, todos los años tenía que esperar que surgiera alguna plaza disponible en cualquier zona del distrito escolar que el superintendente de escuelas pudiera ofrecerme. Así que seguí rodando del pueblo al campo y del campo al pueblo hasta que alcancé mi bachillerato en educación elemental y secundaria en hoy recinto universitario de Cayey, en 1075’ aunque mi diploma lo emitió la Universidad Interamericana.

Me encontré con mi discípulo nuevamente en un seminario de humanidades para maestros en el colegio mencionado a finales de los 70 y allí me dijo que ya era maestro de español en la escuela intermedia Emérita León. A partir de esa experiencia, nos comunicábamos con alguna frecuencia.

La carrera magisterial del profesor fue exitosa y ascendente, a tal medida que ya sus servicios y orientaciones profesionales se tenían en alta estima.

Hoy, jubilado de sus faenas pedagógicas y siendo una figura altamente estimada en la comunidad, el profesor Edwin González Reyes, por su excelente trayectoria magisterial y preocupaciones sociales y religiosas, se yergue como un cayeyano distinguido.

2- La frivolidad desmerece al ser humano, rebaja su valor y razón de ser; marchita su inteligencia, le congela los sentimientos y le enfría la voluntad; la frivolidad es una indignidad.

3- Si después de reflexionar con calma en los luminosos rincones de tu alma inquieta y de haber observado, impasible, la hermosura y la armonía de todos los sistemas planetarios y la configuración de las galaxias y las constelaciones, y aún así me dices que no existe Dios; no te creo, pero te respeto.

4- Vivamos la belleza y la solidaridad sin timideces y el amor y la poesía resaltarán en los corazones, y harán de nosotros espejos de virtud y hombres y mujeres de verdaderos resplandores cristianos.

5- El puertorriqueño, no empece la política partidista que todo lo envilece, alma adentro y no importan los avatares de la vida, jamás enlodará su limpia idiosincracia y esclarecido linaje por ninguna dádiva y menos por un miserable confort económico y de renegar de sus valores y nobles costumbres.

6- Aplaudamos a los “astros” de los deportes y hasta los de la política, pero no olvidemos que los buenos artistas y los científicos, los filósofos y notables teólogos, muchos maestros y pensadores, le hacen tanto bien a la humanidad como los deportistas y político.

7- Cuando el alma depurada siente la emoción de la belleza, mira al cielo de zafiros coronado y vestido de armiño como si el firmamento fuera el espejo que refleja su belleza.