SIGUENOS:


Jesús Santa Rodríguez

Representante a la Cámara

por el P.P.D.

Burundanga

“Songo le dio a Borondongo
Borondongo le dio a Bernabé
Bernabé le pegó a Muchilanga
Le dio a Burundanga
Le hinchan los pies…”

La popular canción de la Sonora Matancera, en la voz de la inmortal Celia Cruz, presenta un enredo del que no se entiende el inicio ni el final; una dinámica muy parecida a la burundanga del pase de cartas entre el Gobierno de Puerto Rico, la Junta de Control Fiscal y las imputaciones que se hacen mutuamente por la historia detrás del frustrado diseño del presupuesto y, Dios permita algún día, del tan “prometido” Plan Fiscal para nuestro País.

Aunque las circunstancias que precipitaron nuestra situación actual no originaron hace unas semanas sino hace años, en días recientes sí se ha desarrollado un intercambio poco afectuoso entre el Ejecutivo y los miembros de la Junta federal. Al parecer, lo que le puso la tapa al pote (o se la quitó) fue una carta que le escribiera Robert Bishop, presidente del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes federal, a la Junta de Control Fiscal, imputándole el uso de tácticas dilatorias como excusa para no presentar el Plan Fiscal a tiempo ni tomara acción en torno a los acuerdos suscritos entre la Autoridad de Energía Eléctrica y sus acreedores, bonistas y aseguradoras.

Acto seguido, salió con un “mea culpa” la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal, AAFAF, quien aceptó que no había presentado los cambios al plan fiscal de la AEE por no contar con el tiempo necesario para hacer “ciertos ajustes” requeridos por la Junta para modificar el plan fiscal.

No olvidemos que los requerimientos de Bishop se dan en el marco de que el organismo, que fue creado por obra y gracia de la ley federal PROMESA, no ha podido lograr que el Gobierno de Ricardo Rosselló cumpla con un calendario establecido para completar el presupuesto que regirá las operaciones públicas, y que será la base para el Plan Fiscal que justifica la existencia misma de la Junta.

En ese marco histórico, sin que se logre dar sentido a los ajustes propuestos ni contar con fuentes de ingresos, el proyecto de presupuesto sometido por la administración del País ha visto frustrados dos intentos para que sea avalado íntegramente por la Junta, pues su más reciente certificación fue una condicionada.

Finalmente, con el propósito de salvar su ya maltrecha imagen ante el Congreso, Puerto Rico y los bonistas y acreedores, el presidente del ente fiscal, José Carrión, le envió una carta al Gobernador y a los presidentes de Cámara y Senado para darles un regaño, imputándoles la culpa por el fracaso de no presentar un presupuesto coherente y destaca varias cosas, entre ellas, haber fallado en definir los llamados “servicios esenciales” definidos en la Ley PROMESA y no haber cumplido con el principio cardinal de transparencia por el que clama esa ley. ¿Dijo Transparencia?

Pero, ¿Dónde ha estado la Junta todo este año? Porque, de acuerdo con la respuesta del representante del Gobierno a la carta que le enviara el presidente Carrión, el Ejecutivo y el ente federal se reúnen a diario a desentrañar los misterios de los recortes y ajustes del presupuesto, un documento público que ha sido vedado reiteradamente al pueblo. Entonces, ¿Quién miente y qué se esconde?

Para citar una porción del cierre de la carta de Carrión: “Ahora estamos en una coyuntura crítica que requiere que nos fortalezcamos colectivamente (…) confiados que trabajando juntos removamos de manera exitosa potenciales obstáculos a nuestro paso para lograr la exitosa implantación de PROMESA y sus metas de establecer un plan fiscal responsable, recuperar el acceso a los mercados, reestructurar la deuda pública, fortalecer la competitividad económica del País y restaurar la oportunidad para todos en Puerto Rico”.

Sin duda, quien escribió la carta se esforzó en la poesía y se esmeró en la esperanza. Pero, por donde se le ve la costura es en la burundanga. En el despilfarro de $8 millones de dólares en un plebiscito inútil y en el gasto prospectivo de $400,000 en cabilderos para adelantar la estadidad, y en el aumento en el presupuesto de PRFAA para empujar un ideal político que repudió mayoritariamente el pueblo, rechaza abiertamente el Congreso, desprecia el pueblo norteamericano y reprueba el Comité Especial de Descolonización de la Organización de las Naciones Unidas.

Una verdadera burundanga.



Jenniffer González Colón

Comisionada Residente

en Washington, D.C.

Asignación de más de $7 millones para salud, arte y universidades en Puerto Rico

Recientemente el congreso aprobó la asignación de fondos federales para el Departamento de Servicios a la Familia de San Juan, el Instituto de Cultura Puertorriqueña y para cuatro instituciones universitarias para programas de investigación y entrenamiento en áreas de la salud que suman $7,613,667.00.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos federal asignó $6,209,116.00 para el Departamento de Servicios a la Familia en San Juan, bajo el programa de fondos H89 - HIV Emergency Relief Project Grants provenientes gracias a la Ley Ryan White. Por su parte, la Fundación Nacional de las Artes le asignó al Instituto de Cultura Puertorriqueña la cantidad de $663,860 para apoyar las actividades relaciones con los acuerdos de asociación estatales y municipales con su plan de trabajo que presentaron y fue ya aprobado por la Fundación. Este tipo de fondos representan el 40% de los fondos asignados por la agencia.

La Administración de Recursos y Servicios de Salud (HRSA) del Departamento de Salud y Servicios Humanos otorgó $499,144.00 a la Universidad del Turabo del Sistema Universitario Ana G. Méndez. Estos fondos se otorgaron por medio del programa federal Nursing Workforce Diversity, que promueve los programas que amplían las oportunidades educativas de individuos de escasos recursos o minorías para la formación dentro de la enfermería.

Mientras, que bajo el programa de fondos para Entrenamiento a Enfermeras Anestesiólogas, le otorgó a la Universidad Interamericana, Recinto de Arecibo, $37,037.00 y al Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico la cantidad de $14,930.00.

Además de la asignación de $189,580.00 para investigación de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez.

La Investigación Colaborativa sobre Dinámica y Reología de Partículas Magnéticas Janus con Desplazamiento Dipolar, dirigida por Ubaldo Córdova, recibirá los fondos provenientes de la Fundación Nacional de la Ciencias. Los fondos están disponibles desde el 1 de julio de 2017.

La Fundación Nacional de las Ciencias apoya la investigación, innovación y descubrimiento que provee la fundación para el crecimiento económico.



Prof. Luis Dómenech Sepúlveda

Portavos Mediatico del P.I.P.

en Caguas, P.R.

El PIP después de la farsa plebiscitaria

Realmente, los únicos beneficiados del recién fracasado plebiscito anexionista celebrado el pasado 11 de junio fueron los publicistas y los medios de comunicación masiva allegados al gobierno anexionista al recibir obscenas sumas de dinero del erario público para atosigarle al electorado puertorriqueño la farsa de la estadidad federada y realzar la imagen política del gobernador, Ricardo Rosselló Nevares. A decir verdad, la temeridad, obstinación y fanatismo del anexionismo antipatriótico no tiene límites. El anexionismo sabía de antemano que el plebiscito, boicoteado abrumadoramente por el electorado puertorriqueño por su carácter inequívocamente colonial, estaba destinado al fracaso político pero aún así insistieron en despilfarrar unos $7.5 millones en ese falso montaje publicitario. Sencillamente, el plebiscito anexionista fue diseñado para mantener vivas las huestes ‘americanistas’ con fines estrictamente electoreros. Y los números no mienten. Solo el 23% del electorado respondió a la convocatoria.

Por su parte, el inmovilismo colonial, timoneado por Rafael Hernández Colón y Héctor Ferrer, tampoco tiene la fuerza moral para celebrar el fracaso del anexionismo. Ellos boicotearon el plebiscito porque prefieren perpetuar el ELA colonial tal y como está, es decir, en su estado más degradante y humillante de nuestra historia política. Hace mucho tiempo que el inmovilismo perdió su capacidad de sonrojarse negándose a sí mismo la oportunidad de reivindicarse ante la historia y ante el pueblo de Puerto Rico. Prefieren continuar en estado de negación y como tal, nunca han querido entender que su prédica colonial de unión permanente, moneda común y ciudadanía indisoluble ha contribuido al desenfrenado crecimiento del pitiyanquismo anexionista que tanto ha diezmado el sentimiento nacional de amplios sectores de nuestro Pueblo.

A todo ello, el Partido Independentista Puertorriqueño continúa en pie de lucha tras la farsa plebiscitaria. Fiel a su prédica histórica de liberación nacional, el PIP ha trazado su propio plan estratégico para impulsar un verdadero y participativo proceso de descolonización de Puerto Rico basado en cuatro puntos fundamentales: (1) Conscientes de la necesidad de mantener viva la presión descolonizadora ante el Congreso de EEUU, el PIP se propone aunar esfuerzos conjuntos con las demás organizaciones independentistas, soberanistas y libre asociacionistas para combatir la estadidad federada, confrontar a EEUU con el problema colonial y fortalecer el reclamo de soberanía para Puerto Rico. (2) Promover ante el gobierno de EEUU que se utilice como posible mecanismo de descolonización el HR900 radicado por el congresista Luis Gutiérrez a sugerencia del PIP. Este proyecto reclama que el Congreso enfrente el tema colonial de Puerto Rico mediante un proceso en que disponga del territorio y celebre una votación para que los puertorriqueños escojan entre alternativas soberanas de independencia y libre asociación. (3) Fortalecer lazos con la diáspora puertorriqueña para que colaboren en el proceso de elevar ante los medios y la opinión pública estadounidense nuestra exigencia descolonizadora para que EEUU tenga que enfrentar el problema colonial de Puerto Rico y (4) Denunciar ante los organismos internacionales al que pertenece el PIP (COPPPAL e Internacional Socialista) la farsa del pasado plebiscito anexionista. ¡Yanquis o puertorriqueños!



Juan David Hernández León, PhD c.

Historiador Oficial del Municipio de Caguas

Comentarios: Jdhernandez@caguas.gov.pr

Aproximación Histórica Música Popular en Caguas X

Desde el 1978 la Banda Municipal ha sido dirigida por el Maestro Alexis Trinta, excelente trompetista y arreglista nacido y criado en nuestra ciudad del Turabo. Comenzó a llevar a cabo la responsabilidad de dirigir esta banda cuando era apenas un niño. En 1994, durante la celebración del centenario de la otorgación del título de ciudad a Caguas, se presentó el maestro Alexis Trinta con una orquesta de más de veinte músicos, con la cual acompañó al célebre Juancito Torres, considerado la mejor trompeta del mundo y con quien tocó a dúo varias piezas para el deleite de todos. En esa actividad se le ofrecía a Juan “Juancito” Torres un reconocimiento del pueblo que lo vio nacer, Caguas. Juancito, natural del BararioTomás De Castro de Caguas, donde nació en 1936, falleció el 26 de julio de 2003 en Carolina de un infarto cardíaco.

Para hacer un recuento histórico de la trayectoria de la Banda Municipal de Caguas según lo sugerido por la documentación de primeras y secundarias, las podemos clasificar de la siguiente forma:
1- Don Mauricio Álvarez – mediados del pasado siglo (XIX)
2- Don Hermógenes Álvarez- 1897- 1920 (aproximadamente)
3- Don Bonifacio ( fines del 40’ y principios del 50’)
4- Don Adrián Benjamín en los años 50’ y comienzos del 60’
5- Don Mario Vega en la década del 60’
6- Don Alexis Trinta (mediados de la década del 70’)

Cabe mencionar que la Orquesta activa más antigua de Caguas, la dirige el Maestro Rafael Bracero desde hace casi 60 años. Bracero se crió en el Hogar Insular de Niños, al igual que su hermano, músico igualmente y previamente su padre, quien también lo fue. Desde temprana edad se inclinó por el clarinete, el saxofón y la flauta.

La orquesta del Maestro Rafael Bracero tocó en el 1958 en un baile en la Fraternidad, en los altos de la otrora Mueblerías Márquez en la calle Corchado. Todavía continúa haciendo música Rafael Bracero mejor que nunca. Los músicos originales de esta orquesta fueron: Rafael Bracero Director y 1er. Saxofón; Juan E. Cuadra 2do. Saxofón; José Luis Cotto 3er. Saxofón; Edward Cortés Saxofón barítono; Juan “Johny” López 1er. Trompeta; Andrés “Maco” Torres Trompeta; Edwin Cortés Trompeta; Enrique “Kikín” Rivera Morell Piano; Ramón Rodríguez”Moncho el Barbero” Bajo; José “Pepito el Flaco” Batería; “Bubín” Congas; Francisco Charleman cantante; Luis “Wisón Marimbo” Hernández.

Otros músicos que participaron con la orquesta de Bracero incluyen: Juancito Torres y Luis Esteban “Perico” Ortiz entre otros. Nos señala don Rafael Bracero que “Caguas siempre ha tenido buenos músicos, la prueba de esto es la cantidad de miembros ha tenido la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico de Caguas. Entre otros podemos mencionar a: Álvaro Vázquez, violín; Galo Vázquez, violín; Hermogenes Álvarez, violín; Aldo Torres, Trombón; José Javier Matos, Violín; José Daniel de Jesús, violonchelo; Miguel Rivera, trombón; Martín, percusión; Brenda, violonchelo; Miguel Cerón, trombón; Rafael Bracero, saxofón (32)

Continuamos con el Maestro de maestros don Adrián Benjamín, nos señala el profesor Ismael “El Indio” Félix que “Don Adrián este hizo una orquesta con aquellos estudiantes que estaban adelantados como El Indio Félix, Rafael Bracero, Johnny López, Frankie López y Carlos Bracero, la cual llamó Orquesta La Turabeña”. (33)



Dr. Francisco Rivera Lizardi

Colaborador del Periódico

Comentarios: riveralizardi@yahoo.com

La gallinita negra puertorriqueña

Editado del libro –Cuentos a la belleza de la mujer negra puertorriqueña –Caguas 1982. Su título original es En blanco y negro, pero los lectores lo rebautizaron como el cuento de La gallinita negra. Uno de ellos fue el prof. David Cruz López, QEPD, principal de la Superior Gautier Benítez de Caguas durante mis años 43 al 45. Él asistió a la presentación del libro en la Asociación de Autores, en San Juan. Desde esa noche, al verme, me saludaba: “Rivera: Nunca me olvido de tu gallinita negra”. Rosa nunca se había alejado tanto del lugar donde se crió. No se detuvo hasta que se vio fascinada frente a la enorme mancha blanca que formaba la granja modelo de Mr. Johnson en la distancia verde. Nunca antes había visto tantas gallinas blancas. ni tan hermosas. Los gallos, también de un blanco puro, eran grandes y fuertes. Caminaban a pasos lentos, erguidos. Al aire sus abundantes crestas encarnadas coronaban sus cabezas haciendo un bello contraste de rojo sobre el blanco inmaculado de sus plumajes. Rosa dio varios pasos hacia atrás y decidió entrar a la granja. Voló hasta lo alto de la verja cayendo justo en el alambre de púas que la circundaba, balanceando sus alas para no caer. Con un nuevo impulso voló hacia adentro en un estrepitoso cacareo que irrumpió en la tranquilidad de los blancos habitantes de la granja. Las gallinas blancas americanas se agruparon alertas a lo lejos, observando a la extraña con gran detenimiento. musitando en voz baja nerviosos cacareos. Nadie en esa granja había visto nunca una gallina negra como Rosa, quien destacaba en su figura esbelta y estilizada su cuerpo de bellas formas. Mas bien delgada, de atractivas líneas en su redondeado pecho, hasta una angosta cintura que se ensanchaba en el abanico de su rabo abundante de plumas recientes. Caminaba con la gracia ardiente de su linaje criollo. Su plumaje totalmente negro respondía con tonalidades doradas a cada paso de su andar con prestancia por la encendida granja de sol tropical. Recuperados de la primera impresión, un grupo de jóvenes gallos blancos se acercó a Rosa con curiosidad. Una voz de trueno los paralizó: ¡Dónde van, estúpidos! Vozarrón en tono firme, autoritario. El gallo esponjaba su poderío en un cuerpo de gran tamaño, en su fina estirpe y en la ostentación de las arcadas que en vistosas plumas caían desde su rabo al suelo. Combinaban un porte de autoridad. “No ven que ustedes son blancos y ella es negra”. Lo afirmaba con los roncos cacareos de un déspota mandón acostumbrado al silencio obediente de sus órdenes absolutas. Un polluelo blanco dio tres pasos al frente. Mocetón de temerarias espuelas en violenta erupción, se dirigió a Rosa con el deseo flameante en sus ojos. Le hizo una rueda de galantes cacareos de “eres negra y me gustas”. Y a lo mejor por eso me gustas más”. Ella lo esquivó con astucia. El resto contempló la escena con asombro. Varios gallos cerraron las compuertas por donde fluye el miedo al ver rotos los silencios por el joven valiente. Se acercaron con desafiantes “pues a mí también me gusta” en ruedas blancas de amor, atraídos en alta voz por la belleza negra de la recién llegada para “que ella decida de quién va a ser”. Apenas se logra escuchar el grito desenfrenado del: “Yo exijo que se quede. Y que sea de todos. Oyeron, de todos...” Rosa, dispuesta a salir a toda prisa del tumulto levantó vuelo hasta llegar al tejado de la oficina donde tampoco se sentía segura. Un nuevo impulso la llevó volando precisamente al tope de una antena de televisión, que se elevaba en una torre alta y delgada. Desde allí se impone la silueta de Rosa. Su imagen delineaba claramente su perfil de gran belleza. Se destacaba su silueta negra sobre un fondo de nubes blancas y un cielo del claro azul de trópico soleado. El negro intenso de su plumaje resplandecía. Su mirada se proyectaba con voluntad hacia lo lejos. Llevaba consigo sus más caros deseos, sus más íntimas memorias. Refería el más hondo sentido de lo que ella es. No estaba dispuesta a ser veleta y señalar el capricho de la dirección del viento. Rodeó con fuerza el acero con los dedos de sus patas y mantuvo su posición con firmeza. La bella silueta negra de Rosa le impone a los vientos su norte. FIN del cuento.

La gallinita negra puertorriqueña que le impone a los vientos su norte de herencia negra, no era del barrio Palmarejo de Vega Baja. No. Es cagüeña. De Bairoa.

El autor es un médico retirado natural de Caguas, especializado en niños y autor de una treintena de libros de ficción e historia. Colaborador de LA SEMANA por más de cuatro décadas.



Héctor M. Vega Ramos

Colaborador del Periódico

Comentarios: hectgla@yahoo.com

Atalaya de observación en todas las direcciones

1- La Edad Media como todos los ciclos de la historia, tuvo sus glorias, encantos y luces y sombras como ocurre con todo el desenvolvimiento humano: sin embargo, para el vulgo y el desorientado, los pedantes y los sábelotodo, se reduce al simplismo de la “Edad Oscura” o al “oscurantismo.

Todavía no hemos caído en cuenta que tal descrédito de tan interesante etapa de la historia fue hilvanado por un grupúsculo de engreídos y alucinados del siglo XV111 (18) que tratando de hundir al catolicismo y erradicarlo de la faz de la tierra, se autoproclamaron como “la ilustración” y como el “siglo de las luces”.

Obviamente, no podemos menospreciar ese mal llamado “siglo de las luces” y mucho menos, a “la ilustración”, ya que dentro del movimiento hubo verdaderos maestros y grandes inteligencias que le dieron lustre al siglo XV111 que bien merece llamarse el siglo de las luces o la ilustración.

Mi consejo humilde y sin ínfulas a los estudiantes de todos los niveles académicos es que tengan mucho cuidado con ese “pan de la enseñanza” , porque podría estar infectado con el virus del prejuicio y el odio a los que no piensan como los “iluminados” o los “ilustrados” de la cátedra.

2- RECUERDO DE LA PROFA. ANA LUCÍA BORRERO - fenecida maestra de español de la escuela superior Benjamin Harrison de Cayey, Puerto Rico

Por: Héctor M. Vega Ramos
¿Adónde fuiste, maestra
Ana Lucía Borrero?
eximia de cuerpo entero,
corriste la milla extra
de la enseñanza diestra.
Egregia del magisterio,
de la enseñanza en serio.
Cervantina consumada,
del Quijote enamorada...
¿Descorriste el misterio?

2- No hay satisfacción mayor que la de servir con amor y después olvidar...¡Y luego continuar sirviendo!

3- No hay que rechazar esos momentos de tristeza, que a veces se nos echan encima, ya que nos advierten con sencillez ungida de poesía, que los manantiales de la felicidad no siempre están disponibles.

4- No somos más ni somos menos que otros; somos lo que somos y es en eso es donde radica lo que realmente somos; nacimos con la misión de resaltar nuestra individualidad, lo que somos que nadie nos podrá arrebatar.

5- La prudencia, auunque es una virtud, si sobrepasa los niveles razonables, no solo es una deleznable debilidad y un despreciable pecado por omisión, sino además un acto de cobardía censurable que hunde al individuo.